miércoles, 15 de febrero de 2012

“Cuando Pérez Jiménez no habían ranchos”: la aritmética deshace el mito

Get the flash player here: http://www.adobe.com/flashplayer


por Beatriz Meza


TRANSCURRIDO MÁS DE MEDIO SIGLO desde la caída del régimen militar de Marcos Pérez Jiménez (1948-1958), en la sociedad venezolana sigue presente la creencia de que los ranchos se eliminaron en ese lapso gracias a las políticas gubernamentales. 
    El VIII Censo Nacional de Población de 1950 reveló que había 875.704 viviendas y 408.803 (46,68%) eran ranchos —estructura típica de paredes de bahareque, techo de paja o palma y piso de tierra—, de ellos 20.000 situados en Caracas. 
   Ante esta realidad el Banco Obrero (BO) elaboró el Plan Nacional de la Vivienda (1951-1955) para construir 12.185 unidades residenciales en 15 ciudades del país, pero hasta fines de 1953 sólo se erigieron 3.904. A partir de 1954 la acción estatal se concentró en Caracas, donde estudios efectuados por la Gobernación del Distrito Federal y el BO mostraron que para ese año habían 53.000 ranchos en Cerro Central. Para sustituirlos se propone el Programa Cerro Piloto, con el cual se construyeron en siete sectores de la urbe, 40 superbloques de 15 pisos y 150 apartamentos cada uno, para un total de 6.320. 
    La segunda etapa de Cerro Piloto responde al Programa Presidencial para Erradicar la Vivienda Insalubre y se concretó en 1955 con la Comunidad Dos de Diciembre, ubicada sobre el Cerro Central, epopeya constructiva en la cual se levantaron 9.076 apartamentos en 64 bloques de 4 pisos y 38 superbloques (simples, dobles y triples). 
    Los tres planes mencionados son los grandes proyectos oficiales de los años cincuenta, sin embargo, a pesar de representar grandes esfuerzos en la historia de Venezuela, en ningún momento alcanzaron a solucionar el déficit, pues si se suman las 3.904 viviendas erigidas de 1951 a 1954, los 6.320 apartamentos de 1954 y los 9.076 de 1955 a 1957, los 19.300 resultantes constituyen el 37% de los 53.000 ranchos reportados en 1953, esto sin contar que esa cifra se refiere sólo a ese año y a Caracas, y que deja fuera la compleja demanda habitacional que se eleva constantemente. La revisión de estadísticas y de resultados de los planes habitacionales ejecutados durante los años cincuenta confirman que el dicho popular “Cuando Pérez Jiménez no habían ranchos” no va más allá de ser un mito histórico.

2 comentarios:

  1. Hay varias definiciones de la palabra "rancho" en el DRAE. De todas, las tres a las cuales se hace referencia como espacio habitable, son estas:

    1. m. Lugar fuera de poblado, donde se albergan diversas familias o personas. Rancho de gitanos, de pastores.
    2. m. Choza o casa pobre con techumbre de ramas o paja, fuera de poblado.
    3. m. And. Finca de labor de menos extensión que el cortijo y por lo común con vivienda.

    Pero leyendo estas definiciones ninguna explica lo que realmente los venezolanos, y mas aún, caraqueños, entendemos por rancho. Tampoco la definición que nos brinda la profesora Meza en este artículo que, a mi juicio, se parece mucho a la transcrita en este comentario y marcada con el número dos.

    El rancho en efecto es una construcción con materiales precarios, incompleta en su construcción y muy primaria que se desarrolló en Caracas producto del avasallante crecimiento de la ciudad al cambiar el modelo macro económico del país de agrícola a minero.

    En este sentido un rancho no es simplemente una estructura rural como la que define la profesora Meza, propia más bien de los campos y poblados campesinos. Un rancho es una construcción que es, a su vez, una consecuencia en la ciudad de la mala planificación.

    Visto así y usando los mismos datos que aparecen en el artículo, 20.000 ranchos en una ciudad censada con 875.704 viviendas para 1950, representa el 2,28% y no el 46% ya que sería injusto calificar a todas las construcciones rurales como aquellas que poco a poco se fueron construyendo en las colinas del Valle de San Francisco producto, como dijera anteriormente, de un crecimiento económico desmedido, descontrolado y mal planificado que tuvo su momento de máximo clímax en los años '70.

    Podríamos decir si convenimos en lo planteado que el título bien podría ser: "“Cuando Pérez Jiménez no habían ranchos”: la aritmética reafirma el mito

    Roberto Puchetti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HAY QUE APRENDER A LEER CAMPEON: EL 46% NACIONAL¡¡¡ es decir la mitad de los Venezolanos vivian en ranchos...No estamos hablando de 20.000 ranchitos nada más, eso es sólo en Caracas. Pero Venezuela venia siendo un pais de aproximadamente el 50% de gente viviendo en condiciones humildes. De hecho cuando llegó "la Cuarta", fue que medianamente se combatieron esas políticas, pero aun asi, antes de la llegada de los extranjeros, Caracas estaba minada de ranchos.

      Lo curioso del asunto es que se decìa que cuando "Marcos Perez Jimenez no habian ranchos" y aqui se prueba que casi la mitad de Venezuela vivia en ranchos y era gente pobre. hace varios años vi un documental, llamado "TIEMPOS DE DICTADURA" caualmente ese documental pinta a Venezuela como una maravilla, pero la otra vez oia a un crítico por radio, un señor mayor, no recuerdo como se llamaba decir que ese documental podria crear un sesgo en la gente de la realidad de entonces, porque en realidad lo que se estaba viendo eran imágenes del ministerio de propaganda de Perez Jimenez, y en Venezuela habia una cara oculta de mucha gente viviendo en la pobreza y la miseria, dejando este dato: Y repito, SI VENEZUELA ERA UNA MARAVILLA, EL SALARIO ALTISIMO, Y TODO EL MUNDO VIVIA TAN FELIZ ¿POR QUÉ TUMBARON A ESE HOMBRE Y POR QUÉ MURIO TANTA GENTE? ....

      Eliminar